Jueves de recetas fit: Mis versiones del hummus y del guacamole

preview

Aquí andamos un jueves más para contaros otra de las recetas que he ido incorporando en este cambio que hice a la alimentación sana. Hoy os voy a dar mi versión del hummus y del “guacamole”, digo mi versión porque la he adaptado a mis gustos.

Siempre suelo tener preparado alguna de las dos cosas y lo que hago es usarlo por la mañana para untar las tostadas, es otra forma de tomarlo. Como os he comentado alguna vez solo como pan en el desayuno, luego controlo bastante los hidratos de carbono que ingiero.

El Hummus, como sabréis, simplemente es un puré de garbanzos. Intento que todas las semanas haya un plato de legumbre en mi dieta, en invierno es más sencillo porque apetecen unas buenas lentejas o un potaje de garbanzos, pero ahora en verano…. Es más complicado. Os diré que los garbanzos también los utilizo en ensalada y quedan muy ricos.

Los garbanzos es un tipo de legumbre que contiene muchas propiedades, tiene hidratos de carbono de absorción lenta, vitaminas, minerales y fibra. Contienen proteínas y ácidos grasos buenos para controlar el colesterol Entre las vitaminas que podemos encontrar en los garbanzos están .a A, B1, B2, B3 y B6.  Entre los minerales podemos destacar que son ricos en calcio, magnesio, hierro, fósforo y potasio.

Dicho esto como veis es una legumbre muy interesante y con múltiples posibilidades de cocinarla, tanto en frío como en caliente.

Luego os quería hablar del aguacate, que también he incluido en mi dieta desde hace poco. Realmente no es una fruta que me guste pero he buscado la manera de comérmela porque la verdad es que compensa los beneficios que tiene.

Lo curioso del aguacate es que a pesar de ser una fruta es muy rica en grasas saludables como el Omega3 que ayuda a reducir el colesterol malo. Además, de ser rico en vitaminas como la A, C, D, E, B-6, B-12 y K.

Por todo esto, os recomiendo que lo incluyáis en vuestra dieta de una manera y otra.

Después de esta pequeña introducción, os contaré mis recetas.

Receta Hummus

1 bote de garbanzos cocidos (se pueden cocer pero es más cómodo así)

1 limon

1 diente de ajo (esto va al gusto depende de lo que te guste de fuerte)

Pimentón dulce

Aceite de oliva

Agua

Perejil

Yo lo único que hago es poner en la batidora los garbanzos, el ajo pelado, el zumo del limón, un poquito de agua y batirlo todo. Cuando tengo el puré, no tiene que quedar líquido, por eso recomiendo echarle poquita agua porque con el zumo de limón ya lleva líquido. Siempre se puede corregir si queda muy espeso. Entonces echo las especias y un chorrito de aceite de oliva. Vuelvo a batir, entonces lo pruebo de sabor y según esté le añado algo más de especias o si está a mi gusto lo dejo tal cual.

Como veis, es muy sencillo. No os puedo poner medidas porque la verdad es que suelo cocinar a ojo la mayoría de veces.

Suelo guardarlo en un tupper y dura bien varios días en la nevera.

Receta de mi “guacamole”

1 aguacate

Zumo de 1/2 limón

Aceite de oliva

Sal

Pimienta negra

Simplemente aplasto el aguacate con un tenedor y le añado el resto de ingredientes, lo mezclo todo y pruebo. Igual que antes, siempre al gusto. Se le puede poner un tomate rayado también y queda muy rico igualmente.

Ya me diréis si os gusta, o si lo hacéis podéis darme ideas que serán muy bien recibidas.

Anuncios

Jueves recetas fit: Magdalenas de avena con chocolate

Aquí estoy un jueves más para enseñaros otra de mis recetas, esta vez os traigo una dulce porque la verdad es que soy super golosa y de vez en cuando necesito tener un bizcochito o algo dulce para acompañar el desayuno o a cualquier hora.

Esta es una versión del bizcocho de yogur de toda la vida pero adaptado a una versión más sana y muy fácil de hacer. Yo lo que suelo hacer es prepararme unas cuantas y congelarlas, así tengo siempre magdalenas disponibles cuando me apetecen.

Empezamos…

Ingredientes:

2 yogures naturales 0% (yo los cojo con edulcorante pero pueden ser sin)

2 huevos

2 vasitos de yogur de claras de huevo

3 vasitos de yogur de copos de avena

Edulcorante

1 sobre de levadura

Cacao desgrasado en polvo

img_20160618_115522.jpg

Preparación:

Pre-calentar el horno a 180º.

Ponemos en el vaso de la batidora (yo uso una de esas americana) los dos yogures. Aprovechamos los vasitos de los yogures para coger las medidas del resto de ingredientes. Añadimos a la batidora los 2 vasitos de claras y los 3 de copos de avena. Seguidamente echamos los 2 huevos, el sobre de levadura, 3 cucharadas de chocolate en polvo (esto al gusto yo soy muy chocolatera) y el edulcorante al gusto.

Y todo junto lo batimos. Quedará algo así.

img_20160618_120533.jpg

La mezcla la repartimos en unos moldes para magdalenas, uso las de silicona. Por encima les pongo unos copos de avena de adorno.

img_20160618_121041.jpg

Lo llevamos al horno unos 30 o 35 minutos, depende siempre del horno. Normalmente lo que suelo hacer es a los 30 minutos pincharlas para ver si están hechas por dentro, no me gusta que se queden muy secas. Y este es el resultado.

img_20160618_131706.jpgimg_20160618_131741.jpg

Como veis son muy fáciles de hacer, espero que os haya gustado y probéis a hacerlas. Ya me diréis que tal os han quedado.

Jueves de recetas fit: faji-pizzas

Aunque como os dije ando un poco desconectada porque como os dije ando baja de energías, este ciclo no puedo con mi alma, pero sí quería traeros una receta porque esto me distrae y me hace no pensar en cosas que no debo.

La de hoy es una receta super sencilla y que ahora que ya empieza a apretar el calor, para hacer una cenita rápida y sana es perfecta. Es una versión de las pizzas pero más ligeras, están hechas con masa de fajita. Desde que probé a hacerlas ya no uso otra masa.

Ingredientes: 

Tortitas integrales para fajitas (también valen las de trigo o las que compréis)

Tomate sin azúcares añadidos

Jamón York

Atún

Queso Havarti light

Orégano

IMG_20160605_203559
Ingredientes

 

Preparación:

1- Ponemos a precalentar el horno a 210º, mientras en la bandeja del horno ponemos un papel de horno y vamos a montar las faji-pizzas.

2- Sobre la masa le paso con un pincel de silicona un poco de tomate frito, en este caso hice una de atún y otra de jamón york. Ponemos ambos ingredientes repartidos por las masas.

3- Troceamos un poquito del queso havarti y lo ponemos por encima del jamón york y del atún. Las espolvoreamos con orégano al gusto.

4- Las metemos en el horno, solo la parte de arriba para gratinar y poquito tiempo porque las fajitas se queman enseguida. En cuanto veáis el queso derretido y un poquito dorado ya están. Y aquí tenéis como quedan.

IMG_20160605_205350

Yo la suelo acompañar de una buena ensalada fresca y variada, para poner la parte verde y que sea una cena completa.

Espero que os haya dado una nueva idea y que os haya gustado, además es un plato que podéis hacer con vuestros peques porque seguro que se divierten muchísimo.

Admiten lo que queráis ponerles, todo siempre al gusto de cada uno. Os animo a que las probéis y ya me diréis que os parece.

Jueves de recetas fit: tallarines de calabacín con atún

Hoy regreso con nueva receta, el jueves pasado me la salté por causas ajenas a mi voluntad y es que fue cuando tuve a mi sobrino en casa, todo el tiempo se lo dediqué a él.

La receta que quería compartir es de tallarines de calabacín con atún. Desde que descubrí los tallarines de calabacín prácticamente no como tallarines de pasta normales y es que, asombrosamente quedan genial.

Me preguntareis como los hago, yo empecé de manera artesanal, por probar, troceándolos a tiritas con el cuchillo pero era un trabajazo y no todos quedaban por igual, así que hice una pequeña inversión en un artilugio llamado Spirelli Gefu (yo lo compré en amazon pero lo encuentras en muchos sitios). Es muy cómodo, trocea el calabacín como si fuera un sacapuntas y sale a tiritas igual que espaghettis o tallarines, según te guste más.

Explicado esto, vamos con la receta.

RECETA (para 2 personas)

2 calabacines medianos

2 latas de atún

1 cebolla

Aceite de Oliva

Orégano

Tomate frito (yo uso el de Hacendado sin azúcares añadidos)

Huevo duro (opcional)

1- Calentamos el aceite de oliva en una sartén, le suelo poner dos cucharadas aproximadamente. Troceamos la cebolla y la sofreímos en el aceite despacito para que se quede tierna.

2- Escurrimos las latas de atún (yo las suelo coger con aceite de girasol pero puede ser la que te guste más) en un colador y les pasas por un poquito de agua bajo del grifo por quitarle un poco el aceite. Las volvemos a escurrir el máximo de agua.

3- Cuando la cebolla esté pochadita le añadimos el atún y lo mezclamos bien. Enseguida le añadimos el tomate, yo no le suelo echar más de una o dos cucharadas, no me gusta con demasiado tomate. Le añado un poquito de orégano y lo dejo haciendo chup chup bajito unos cinco minutitos. Apagamos y reservamos.

4- Ponemos una olla con agua a hervir con un poquito de sal. Mientras preparamos los calabacines con la Spirelli.

5- Cuando rompa a hervir el agua metemos los tallarines de calabacín 2 o 3 minutos para que se ablanden una pizca. Ojo! Porque se pasan enseguida. Los escurrimos igual que si fuera pasta y reservamos.

6- No os explico como cocer un huevo duro porque imagino que por pocos conocimientos de cocina que tengáis sabréis hacerlo.

7- Montamos en plato, ponemos los tallarines le añadimos el atún al gusto y espolvoreamos por encima el huevo duro bien picadito.

IMG_20160601_141414
Así queda el plato

Este cambio de pasta de trigo por los tallarines de calabacín es una forma de comer verdura sin darte cuenta. Os recomiendo que la probéis por curiosidad porque a mi me sorprendieron. Otra cosa que os quería comentar, yo suelo cocinar con muy poquita sal, pero siempre podéis ponerle sal al gusto. Lo del huevo duro es por añadirle algo más de proteína para quedar saciada, porque los tallarines no hinchan nada.

Aquí os dejo la receta de la semana y ya me diréis si probáis a hacerla si os gusta.

Jueves de recetas fit

Como he visto que uno de los temas que más me seguís es mi cambio en la dieta he pensado que los jueves os iré poniendo una receta de platos que voy haciendo y de otros que ya hacía pero que he modificado. No todas las recetas serán de salado, también pondré algún dulce que no sea todo  padecer.

Yo suelo comer hidratos de carbono 3 o 4 veces a la semana, no más. El resto suelo comer verdura y proteína. Hoy os voy a poner la receta de berenjenas rellenas. En un principio las solía hacer con carne picada de cerdo pero la he cambiado por carne picada de pollo, además salen menos pesadas y están riquísimas.

Quería poner fotos de la preparación pero hoy las he hecho deprisa porque me tenía que ir así que luego os pondré una foto de cómo quedan.

Ingredientes para la receta (esta es 2 personas)

2 berenjenas (yo las cojo medianitas que no sean muy grandes)

1 cebolla

1/4 de carne picada de pollo

Una cucharada de tomate frito sin azúcares añadidos

Orégano

Pimienta negra

Sal y aceite de oliva

Queso rallado havarti light

1- Cogemos las berenjenas, las lavamos y las partimos por la mitad (a lo largo). Las ponemos en un recipiente apto para microondas y las metemos al máximo unos 5 o 6 minutos. Esto lo hacemos para que se ablanden y así poderlas vaciar.

2- En una sartén, ponemos unas dos cucharadas de aceite de oliva a calentar. Picamos la cebolla y la ponemos a pochar en la sartén a fuego bajito para que se vaya ablandando. Yo le suelo echar un poquito de sal porque le ayuda a soltar el agua.

3- Mientras se pocha la cebolla, aprovechamos para vaciar las berenjenas. Les sacamos la carne y la troceamos. Echamos la berenjena junto con la cebolla para que se sofría un poco.

4- Le añadimos una pizca de pimienta negra y de orégano al gusto.

5- Cuando veamos que la berenjena esta tierna le añadimos la carne picada de pollo. Yo suelo subirle el fuego un poco para que se haga bien, pero eso va en gustos.

6- En cuanto tengamos la carne hecha le añadimos la cucharada de tomate (yo le echo poquito tomate pero va en el gusto de cada uno). Removemos para que se integre con los demás ingredientes y lo dejamos unos minutos (3 o 4).

7- Precalentamos el horno arriba y abajo a 210º. Ponemos las berenjenas vacías en una bandeja para horno y las rellenamos con el sofrito que hemos hecho. Les ponemos queso por encima, yo le suelo poner el havarti light a pedacitos.

8- Metemos la bandeja en el horno, cambiamos el horno de posición solo para gratinar y las dejamos dentro hasta que las veamos doraditas.

IMG_20160519_132643
Esto es antes de meterlas en el horno para gratinar. Las dos de la izquierda es con queso rayado y las dos de la derecha con el queso havarti light.

Espero que os haya gustado, es muy sencilla de hacer y ya veis que muy sana. Yo la he acompañado de una ensalada de brotes de lechuga y esa ha sido mi comida hoy.

Ya está iniciada esta entrega de los jueves que espero que os guste y podáis sacar ideas para vuestras comidas o cenas.

Somos lo que comemos

Bueno, después del comienzo de este nuevo ciclo en mi búsqueda, hoy no me apetece de hablar de infertilidad, hoy voy a seguir contándoos como he ido cambiando mi alimentación en estos meses.

Ya he dicho infinidad de veces que a raíz de los kilitos que cogí y la recomendación de la inmunóloga de bajar de peso, me lancé a investigar sobre la alimentación sana o la healthy life.

Lo cierto es que no me ha resultado nada complicado adaptar mis recetas a recetas más sanas. Y la verdad, es que como muy bien y variado.

Para que un plato sea saludable, debe de llevar estas proporciones de vegetales, hidratos y proteína.

dt.common.streams.StreamServer

Así que cuando preparo lo que voy a comer sigo estas proporciones a la hora de hacer mi ración. No es nada complicado y una vez te acostumbras comer de manera distinta te resulta raro.

En cuanto a los hidratos de carbono, intento que sean integrales a poder ser. He cambiado la pasta normal por pasta integral, el arroz uso el basmatic, la quinoa, el cuscús. Una vez a la semana también cocino legumbres, ya sea guisadas o en ensalada. El pan, lo he sustituido por el de multicereales que hacen en mi panadería o el integral.

De proteína, sobretodo pollo y pavo. Hoy en día es muy sencillo comer este tipo de carne ya que tienes muchísima variedad, incluso longanizas de pollo. Un par de veces a la semana como pescado, cada vez el que me apetece. No necesariamente tiene que ser a la plancha, se pueden hacer recetas sanísimas y con su salsita.

Vegetales, pues tiro bastante de ensaladas, pero intento también aprovechar la verdura de temporada. Por supuesto, la fruta es básica pero no la como después de la comida sino entre horas.

He dejado el café (excepto alguno puntual) y lo he cambiado por infusiones o la leche vegetal con cacao por la mañana. Nada de refrescos con gas, solo agua.

Un desayuno típico por la mañana sería, una tostada de pan integral o multicereales con tomate rayado, pavo o jamón cocido, queso light. A veces me hago aguacate con tomate o si tengo humus preparado. Lo acompaño de un vaso de leche vegetal con cacao 0% azucares con una pizca de edulcorante (poquito).

A media mañana suelo tomar fruta, la que me apetezca y variada, si tengo mucha hambre además un yogur 0% o una gelatina.

La comida, ya os he comentado como suelo hacerlo y las proporciones que sigo.

Por la tarde, una infusión la que me apetezca, te verde, cola de caballo o digestiva simplemente, con algo de fruta o un yogur.

A partir de las 5 intento no tomar hidratos de carbono para evitar picos de azúcar innecesarios porque además a partir de esa hora la actividad física suele ser menor.

En la cena, algo de verdura y carne o pescado a la plancha. La que me apetezca.

Los miércoles suelo hacer una cena un poco diferente e incluyo algo de hidratos de carbono, Normalmente fajitas o pizzas, eso sí, versión saludable. Ya os iré poniendo alguna receta o truco para poder hacer una cena de “guarreo” sano.

Y los fines de semana, hago una comida o cena normal, lo que me apetezca. Sin mirar proporciones ni nada.

La verdad es que cuando te metes en este mundo de la vida saludable no te das cuenta de la de azúcares y grasas innecesarias que comes cada día. Y descubres recetas y comidas nuevas que está riquísimas y muy beneficiosas para el cuerpo.

Y funcionar funciona porque en 4 meses he perdido 8 kilos y bajado una talla de ropa, despacito y sin agobios.

A veces no somos conscientes de lo que la alimentación puede afectar al funcionamiento correcto de nuestro cuerpo y lo importante que es que lo cuidemos. Y es que somos lo que comemos…

Las leches vegetales

11766-NNM1YB

Los que me seguís ya sabéis que he comentado en algún post que con el tema de la búsqueda hace unos meses cambié mis hábitos de alimentación a una más sana. Busqué muchísima información sobre qué alimentos tomar y que no tomar, en qué proporciones para que la alimentación fuera equilibrada.

Entre todos los cambios que he hecho, ha sido incluir las leches vegetales en mi dieta. Yo no tolero la leche de vaca, sí suelo tomar bastante queso y algún que otro yogur, pero no a diario. Todo vino porque sé que en el embarazo recomiendan aportes de calcio en la dieta y yo sabía que tendría un gran problema porque yo un vaso de leche no me tomaría en la vida. Así que decidí probar con las bebidas de origen vegetal, mal llamadas leches vegetales.

La leche vegetal se elabora con frutos secos, cereales y semillas mezcladas con agua. Y existen gran variedad de ellas, además que cada vez es más fácil encontrarlas en el supermercado.

Yo suelo ir variando, cada vez compro una diferente y la utilizo exactamente igual para el desayuno que la leche normal.  Las que más suelo utilizar son las de almendra, soja y avena.

La de almendra me encanta por su sabor. Se elabora a base de almendras molidas que luego mezclan con agua. Tiene muchas propiedades, es muy digestiva y es apta para los intolerantes a la lactosa o los celíacos. Ayuda a regular los niveles de colesterol y la absorción de los azúcares, además de contener fibra.

La avena es uno de los cereales más consumidos por sus cualidades nutricionales y energéticas. Normalmente, se suele consumir en forma de gachas para el desayuno ya que tiene un gran aporte de proteínas de buena calidad. Igual que la de almendras, es muy digestiva, es rica en vitamina B y, si estáis cuidando vuestra línea os puede ayudar ya que contiene azúcares de lenta absorción, lo que se traduce en una mayor actividad del páncreas y de la glándula tiroidea.

Por último, y no menos importante la lecha de soja. Sobre este tipo de bebida existen muchas críticas, hay gente a favor y otra en contra. Yo no suelo consumirla de continuo, un consumo normal de la soja no es mala, lo nocivo es el exceso. La soja tiene estrógenos vegetales que pueden interferir en el funcionamiento del tiroides y de los órganos de reproducción. También tiene muchos beneficios, contiene hierro, calcio y fósforo. Es fuente de vitamina B sobretodo de vitamina B6 y de ácido fólico.

Lo ideal es ir alternando las bebidas vegetales ya que cada una aporta beneficios diferentes. Sobretodo las uso en el desayuno, antes la tomaba con el café y ahora la tomo con chocolate sin azúcares añadidos.

Muchas veces se nos hace cuesta arriba hacer cambios en nuestra dieta pero si los haces poco a poco, llegará un momento en que lo que tomabas antes no lo echarás de menos. Hoy en día es muy sencillo llevar una dieta sana porque cada vez tenemos más a nuestro alcance productos en los supermercados, solo hay que saber elegirlos.

Os puedo asegurar que con esas pequeñas cosas que cambies, la calidad de vida mejora. Yo he aprendido a comer sano y la verdad es que ya no me cuesta nada hacerlo.