Mi embarazo (1)

Tenía pendiente relataros mi embarazo, después de un parón enorme os merecéis que comparta mi felicidad y mis miedos en este tiempo.

El 5  de diciembre de 2016, será una fecha marcada para toda la vida. Era lunes y ese mismo miércoles tenía que venirme la indeseable, yo me notaba rara pero como otros meses no quería pensar que lo que me estaba notando podía ser que ese mes sí que hubiéramos acertado.

Esa tarde de lunes y ante la insistencia de mis mamis arcoiris, gracias a ellas, finalmente sucumbí y probé a hacerme un test de ovulación como predictivo de ese posible positivo. Eran las 7 y allí estaba yo, delante de ese test que para mi sorpresa marcó una segunda raya enseguida…. Por mis experiencias previas, ya sabía que en mi caso y, a esas alturas del mes, un TO positivo significaba un TE positivo.

Y sí, seguidamente me hice ese TE que me confirmaba que estaba embarazada, esta vez había costado muchos meses que se habían hecho eternos.

Sin creérmelo, mis mamis arcoriris fueron las primeras en compartir esa alegría y, mi marido pobre en el sofá sin enterarse de lo que llevábamos entre manos. No quise decirle nada hasta confirmar al día siguiente que realmente se trataba de un positivo y que esa rayita se iba marcando más.

Y así fue, al día siguiente repetí el test por la mañana y allí estaba, bien clarito ese positivo que confirmaba ese embarazo.

Dos días de la esperada falta y algo me decía que ese test tan marcado no era lo normal en mí, que había algo detrás pero no quería ni imaginarme.

Como ya tenía mi volante con las analíticas que debía volver a repetirme en cuanto volviera a quedarme embarazada, ese mismo sábado, sin falta fui a hacerlos. Era importante valorar de nuevo todo el tema de trombofilias y de inmunología para ver qué pasaba en mi cuerpo una vez se desecadenaba el proceso de gestación.

Además, empecé con la heparina, el adiro, la prednisona y las vitaminas correspondientes.

Los resultados los tuve dos días después y el susto fue mayúsculo… los factores relacionados con la coagulación estaban  perfectos pero las famosas células NK se habían disparado al 23%. No era una buena señal pero por otro lado ya sabíamos qué pasaba en mi cuerpo y el porqué de mis abortos.

En esa analítica no todo fue malo, la beta a 3 días de la falta era de mas de 2.000, lo que confirmaba que todo estaba correcto pero por mi cabeza pasó la idea de un posible gemelar….

Al día siguiente llamé sin falta al FIV Valencia para comentarles lo que me pasaba y pedir cita con la inmunóloga. La verdad que el trato fue genial y esa misma semana tenía cita con la Dra. Oliver que nos confirmó que la prednisona no estaba haciendo el efecto deseado en mi sistema inmune y que las NK tan altas no era una buena señal. El siguiente paso, si los corticoides no funcionaban era empezar directamente con las inmunoglobulinas y además, inmediatamente.

Hago un alto en el camino…. seguiré contándoos mi historia con final feliz.

 

 

 

 

Anuncios

3 comentarios en “Mi embarazo (1)

  1. holafuistes con la inmunoglobulina ? o funciono con la prednisona ? yo las tengo elevadas y estoy en tratamiento por las NK pero en mi pais no se consigue la inmunoglobulina y quieren ir solo con la prednisona me da un miedo terrible perder mis embriones por eso cuentanos porfa ! un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s