Jueves de recetas fit: tallarines de calabacín con atún

Hoy regreso con nueva receta, el jueves pasado me la salté por causas ajenas a mi voluntad y es que fue cuando tuve a mi sobrino en casa, todo el tiempo se lo dediqué a él.

La receta que quería compartir es de tallarines de calabacín con atún. Desde que descubrí los tallarines de calabacín prácticamente no como tallarines de pasta normales y es que, asombrosamente quedan genial.

Me preguntareis como los hago, yo empecé de manera artesanal, por probar, troceándolos a tiritas con el cuchillo pero era un trabajazo y no todos quedaban por igual, así que hice una pequeña inversión en un artilugio llamado Spirelli Gefu (yo lo compré en amazon pero lo encuentras en muchos sitios). Es muy cómodo, trocea el calabacín como si fuera un sacapuntas y sale a tiritas igual que espaghettis o tallarines, según te guste más.

Explicado esto, vamos con la receta.

RECETA (para 2 personas)

2 calabacines medianos

2 latas de atún

1 cebolla

Aceite de Oliva

Orégano

Tomate frito (yo uso el de Hacendado sin azúcares añadidos)

Huevo duro (opcional)

1- Calentamos el aceite de oliva en una sartén, le suelo poner dos cucharadas aproximadamente. Troceamos la cebolla y la sofreímos en el aceite despacito para que se quede tierna.

2- Escurrimos las latas de atún (yo las suelo coger con aceite de girasol pero puede ser la que te guste más) en un colador y les pasas por un poquito de agua bajo del grifo por quitarle un poco el aceite. Las volvemos a escurrir el máximo de agua.

3- Cuando la cebolla esté pochadita le añadimos el atún y lo mezclamos bien. Enseguida le añadimos el tomate, yo no le suelo echar más de una o dos cucharadas, no me gusta con demasiado tomate. Le añado un poquito de orégano y lo dejo haciendo chup chup bajito unos cinco minutitos. Apagamos y reservamos.

4- Ponemos una olla con agua a hervir con un poquito de sal. Mientras preparamos los calabacines con la Spirelli.

5- Cuando rompa a hervir el agua metemos los tallarines de calabacín 2 o 3 minutos para que se ablanden una pizca. Ojo! Porque se pasan enseguida. Los escurrimos igual que si fuera pasta y reservamos.

6- No os explico como cocer un huevo duro porque imagino que por pocos conocimientos de cocina que tengáis sabréis hacerlo.

7- Montamos en plato, ponemos los tallarines le añadimos el atún al gusto y espolvoreamos por encima el huevo duro bien picadito.

IMG_20160601_141414
Así queda el plato

Este cambio de pasta de trigo por los tallarines de calabacín es una forma de comer verdura sin darte cuenta. Os recomiendo que la probéis por curiosidad porque a mi me sorprendieron. Otra cosa que os quería comentar, yo suelo cocinar con muy poquita sal, pero siempre podéis ponerle sal al gusto. Lo del huevo duro es por añadirle algo más de proteína para quedar saciada, porque los tallarines no hinchan nada.

Aquí os dejo la receta de la semana y ya me diréis si probáis a hacerla si os gusta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s